Si uno de tus sueños es montar una panadería, ¡enhorabuena! Teniendo la determinación y la capacidad de sacrificio, es una decisión con grandes posibilidades de éxito. Y lo es por muchos motivos. Por ejemplo, porque se trata de un establecimiento de primera necesidad, que siempre va a hacer falta en nuestra sociedad, independientemente de las modas. Y también porque la maquinaria para panadería que existe en la actualidad es mucho más sofisticada que antaño, dando pie a nuevos productos, siempre de calidad mejorada. En este artículo te damos algunas sugerencias sobre los avanzados aparatos que puedes usar en tu negocio: desde amasadoras a fermentadoras, pasando por hornos y armarios de frío. Y todos ellos, cómo no, los puedes conseguir en Terpan.

¿Qué concepto de negocio tienes?

Antes de lanzarte a la piscina y empezar a comprar hornos de todo tipo, deberías tener claro qué tipo de negocio quieres emprender, pues de ello dependerá también el tipo de maquinaria de panadería que has de adquirir. ¿Quieres montar una gran panificadora para distribuir tus productos a pequeñas tiendas? ¿Deseas montar una pequeña panadería con zona de desayuno en la que ofrecer tus productos directamente a los consumidores finales? ¿Quieres especializarte en un tipo de pan o deseas contar con herramientas versátiles que te permitan cambiar tu catálogo de productos en función de la temporada o de las demandas de tus clientes?

A continuación enumeramos maquinaria de panadería imprescindible, pero te recordamos que contamos con otras soluciones que no incluimos pero son igualmente muy efectivas para determinados establecimientos, sobre todo los que incluyen productos de pastelería: batidoras, laminadoras, cuececremas, inyectoras de relleno…

Maquinaria de panadería para la preparación

Un primer grupo imprescindible de maquinaria de panadería es la destinada a la preparación de los panes antes de ser fermentados y horneados. En este sentido, destacan las amasadoras, una de las piezas clave para conseguir productos de calidad. En Terpan contamos con tres tipos de amasadoras:

  • La de brazos: robusta y reforzada, con ruedas de acero y ejes templados. Funciona con temporizador y tiene rejilla de seguridad. Es probablemente la opción más sencilla y básica
  • La de espiral fija: destaca por su robustez y su funcionamiento silencioso. Emplea un brazo en espiral para amasar y trabaja en varios ciclos, a elegir por el usuario, y a su finalización se detiene automáticamente, gracias a los temporizadores regulables. Permite una inversión de giro de la artesa.
  • Amasadora de espiral volcable: es probablemente la más sofisticada pues trabaja con brazo de espiral como el anterior modelo, pero facilita la descarga manual del amasado, uno de los habituales problemas que se encuentran aquellos que trabajan con amasadoras fijas.

Sea cual sea la amasadora que elijas, tu panadería debería contar también con una divisora de masas, especialmente si vas a producir panes de masas delicadas, como la baguette o la ciabatta. Lo habitual es que sean semi-automáticas, para agilizar el trabajo pero siempre con tu supervisión. Muchos de los modelos pueden trabajar con masas hidratadas y con masas fermentadas.

Y para dar forma al producto final, te será de gran ayuda la formadora de barras, con la que puedes realizar un alargamiento progresivo de cada unidad gracias a un sistema de rodillos.

La fermentación, mejor con ayuda

La fermentación es ese proceso bioquímico lento, casi mágico, que da como resultado una verdadera masa de pan. Pero en las panaderías actuales, ese proceso se realiza de manera medida, sin posibilidad de fallo, con máquinas que proporcionan las condiciones ambientales ideales para ello: son las cámaras de fermentación controlada, donde los parámetros de humedad y temperatura son ajustables, continuos y controlables. En su interior se sitúan los panes, ya con su forma final, y una vez transcurrido el plazo estipulado, estas cámaras avisan de que su contenido ya está listo para el siguiente paso: la cocción en horno.

La elección de uno u otro modelo dependerá del espacio de la cocina y de la producción de pan a la hora o al día, puesto que los modelos más modestos alojan solo unas pocas bandejas en su interior mientras que los más avanzados permiten la entrada de carros enteros, con funciones avanzadas como la llamada ‘dormilón’, que mantiene el producto en buenas condiciones incluso después de finalizada la fermentación.

Maquinaria de panadería para hornear

En maquinaria para panadería, los hornos son probablemente los aparatos más famosos y, al mismo tiempo, los que más diversidad de modelos ofrecen. De hecho, hay tres grandes opciones:

  • El horno de convección pequeño: distribuye el aire caliente por el interior de la cámara, garantizando una cocción uniforme. Ideal para obtener pequeñas producciones de calidad, por lo que se recomienda para panaderías o pastelerías que venden su producción directamente al consumidor final, en su propio local
  • El de tubos anulares: más sofisticado, emplea también un sistema de calentamiento con circulación de vapor, en este caso mediante tubos de circuito cerrado. Apto para panaderías tradicionales con grandes producciones.
  • El horno de pisos: se caracteriza porque el pan se cocina a través de sus pisos refractarios, lo que propicia un pan con base más crujiente, al estilo rústico.

Dentro de estas tres grandes categorías, hay otras variables que determinan una elección u otra, como por ejemplo su fuente de energía (gas, leña, electricidad, pellets, etc.). También su distribución interior en módulos, pudiendo combinar pisos con cámaras de convección.

Y se elija un horno u otro, la maquinaria de panadería se debe complementar con otros accesorios. Por ejemplo, los sistemas de carga, que ahorrarán tiempo y esfuerzo en producciones grandes. O los carros con bandejas, lonas y otros sistemas de almacenaje para utilizar antes y después de la cocción.

El frío, el gran desconocido en la maquinaria para panadería

Pero no toda la maquinaria para panadería consiste en el amasado y en la generación de calor. De hecho, el frío es un componente muy importante en todo establecimiento de este tipo, puesto que permiten mantener en buen estado los excedentes o adelantar la producción de pan de días posteriores.

Por ello, existen numerosos armarios de frío en acero inoxidable que pueden utilizarse para una conservación breve, en temperaturas en torno a los 3 ºC, o bien para una conservación de largo plazo, con congelación de hasta -20 ºC, regulable a través de los controles del aparato.

Y si no lo tienes claro, te ayudamos con la maquinaria de panadería

Si has decidido montar una panadería, seguro que ya conoces el proceso de elaboración del pan y la maquinaria necesaria para ello. Pero si tienes dudas sobre qué modelos elegir, cuántas unidades adquirir o qué accesorios incorporar, Terpan te ayuda.

De hecho, además de fabricar, vender e instalar maquinaria para panadería, también realizamos proyectos a medida para nuestros clientes. Por un lado, te ofrecemos una propuesta para tu cocina, que incluye estos aparatos, los complementos de utillaje y el mobiliario inox, especial para este tipo de negocios

Y por otro lado, si tu idea es montar una panadería o pastelería, con local de atención al público, nos encargamos de desarrollar el proyecto de interiorismo, con la decoración, las estanterías para apilar los productos y la elección de la maquinaria ‘vista’ a ojos de los clientes, sin olvidar un mostrador de impacto como carta de presentación. Además, te asesoraremos sobre la distribución de los espacios con mesas, taburetes y mobiliario específicamente pensado para tu local.