Decoración cafetería

Si alguien te comenta que la decoración de tu cafetería es un factor clave a nivel de negocio, muy probablemente le trates con incredulidad. Pero lo cierto es que elementos que considerabas hasta ahora superfluos o secundarios, pueden ayudarte a vender más. ¿Cómo? Básicamente, es fundamental que la decoración de las cafeterías transmita momentos positivos, que animen a tu cliente a entrar a tu local, primero, luego quedarse, consumir y/o consumir más, y volver.

Al fin y al cabo, planificar la decoración de cafeterías puede ser muy sencillo y muy complejo, según cuales sean tus objetivos. Si quieres resultados de ventas mediocres, deja que cualquier persona te ponga un mostrador y cuatro mesas. Será suficiente. Pero si quieres números impresionantes, cada detalle debe ir en concordancia, y la decoración es uno de ellos.

Crear el momento positivo, clave en la decoración para cafetería

Más allá de su comparación don el ‘momentum’ o inercia en términos de física, aprovechar el momento positivo consiste en utilizar los factores del momento para tu propósito. Para el resto de mortales, consistiría en aprovechar que alguien casualmente pasa por delante de tu local para impactarlo con tu cartel, por ejemplo. Por este motivo, la decoración de tu cafetería es clave para encaminar esta primera impresión.

Pero decoración no es solo cartelería y detalles. Para incrementar tus ventas necesitas también que el mobiliario de tu cafetería acompañe dichas acciones. En este punto, no hay más que desarrollar correctamente las técnicas de cross-selling o venta cruzada. El objetivo es claro, que aquellos transeúntes despistados que entren a por un café se lleven también un bocadillo, una pasta o un pastel. En este punto es importante contar no solamente con expertos en la venta de mobiliario para cafetería sino también en proyectos integrales.

Mobiliario de cafetería: ¿Cómo optimizarlo?

Más allá de tu capacidad para hacer buenas ofertas o el trato de tus empleados hacia tus clientes, el mobiliario de tu cafetería es indispensable para maximizar tus ventas. ¿Se te ocurriría salir al mercado sin un buen producto o sin ofertas claras? ¿Te lanzarías al ruedo con vendedores antipáticos? Unas colas lentas que den una mala experiencia al cliente o la falta de ofertas adecuadas no escapan a ningún propietario de establecimiento que se precie… ¿lo mismo dirías con la decoración?

Si estos errores son garrafales, no disponer de un cartel con las ofertas también lo es. ¿Pero quién cometería este error en la decoración de cafetería? Aunque te sorprenderías, los detalles van mucho más allá. ¿Dónde expongo los bocadillos más suculentos para acompañar el café? ¿Puedo ver la impresionante máquina cafetera? Como ves, sacar el máximo partido a tu producto y las ofertas derivadas, va mucho más allá de colgar el cartel en su sitio.

Otra buena idea es que las mesas de los clientes sean visibles de entrada, si confías 100% en tu producto. Y siempre de un modo no invasivo. De este modo, lograrás que las personas de los alrededores (en fase de descubrimiento) se interesen por ti. A su vez, los que ya se hayan decidido, van a hacer un pedido más grande. Como puedes ver, el mobiliario de tu cafetería y su disposición puede tener un impacto directo en tu negocio.

Técnicas sutiles para mayores resultados

En estas técnicas de cross-selling es mucho más importante y efectivo demostrar que prometer. Dicho de otro modo, hará mucho más efecto en un futuro cliente ver el producto en sí y buenas experiencias, como ya hemos repasado, que carteles muy llamativos. De este modo, hacer énfasis en el mobiliario y la decoración de tu cafetería te permiten desarrollar esta técnica de negocio de un modo más sutil.

No solamente estarás siendo más efectivo, sino que también evitarás que el cliente se vea invadido, y quizás, te rechace. Ahora bien, evita extremos. Debes asegurar que la exposición directa, vía mostradores y mesas, se complementa de forma equilibrada con la cartelería, para que tu potencial cliente conozca tus ofertas y pueda ver el ejemplo práctico.

A partir de aquí, una vez has atraído clientes y has logrado que maximicen su compra, solo queda un paso: ¡fidelizar! Gran parte del trabajo, lo hará el producto en sí. Un café de mala calidad no lo arregla ni la mejor decoración para tu cafetería, y una cola lenta que acaba en un dependiente desagradable no lo arregla una iluminación agradable.

Ahora bien, una vez tienes los factores clave controlados, un espacio cómodo, con el mobiliario de tu cafetería bien optimizado y una experiencia agradable, pueden ser determinantes. Tu cliente va a querer volver, y en la mayoría de los casos, ni si quiera sabrá qué es lo que tanto le ha gustado de tu local. Para hacerlo posible, puedes seguir leyendo e intentarlo por tu cuenta. Ahora bien, si lo que quieres es invertir el 100% de tu tiempo en tu producto, siempre puedes dejarlo en manos de una empresa experta en proyectos llave en mano.